Mordeduras de Perros Adamson Ahdoot LLP

El mejor abogado especializado en mordeduras de perro en Los Ángeles

Si un perro lo muerde, puede tener derecho a recibir una indemnización por sus facturas médicas, daños a la propiedad e incluso por daño físico y moral. Los dueños de perros tienen la responsabilidad de asegurarse que su mascota no ponga en peligro a otros. Incluso si ya presentó cargos penales contra el propietario, también puede presentar una demanda ante un tribunal civil. A menudo, querrá la ayuda de un abogado en lesiones personales con experiencia en casos de mordeduras de perro. 

Ya sea que tenga confianza en su caso o no, el panorama legal puede ser desalentador. Afortunadamente, estamos aquí para ayudar. En Adamson Ahdoot LLP, nuestros abogados de lesiones personales cuentan con más de 30 años de experiencia colectiva representando a clientes en casos como el suyo. Para asegurarse de tomar una decisión informada, aquí está todo lo que necesita saber sobre la contratación de un abogado especializado en mordeduras de perro en Los Ángeles.

Para hablar con un abogado con experiencia en mordeduras de perro, no dude en llamar a nuestra empresa al (877) 871-3265 y coordinar su consulta sin costo.

¿Por qué contratar a un abogado especializado en mordeduras de perro? 

Un abogado especializado en mordeduras de perro se asegurará de que el dueño del perro sea responsable económicamente por sus acciones. Contratar un bufete de abogados de lesiones personales con experiencia en mordeduras de perro no solo garantiza que sus intereses sean escuchados en el tribunal, sino que también lo ayuda a navegar cómo, dónde y cuándo proceder con el caso. Además, pueden asesorarlo sobre las mejores prácticas relacionadas con el código legal de California.

Si bien hay muchas razones para contratar a un abogado especializado en mordeduras de perro, quizás la más importante sea obtener la asistencia legal adecuada. Un abogado especializado en mordeduras de perro tiene la capacitación y la experiencia para navegar el proceso legal en su nombre. Son expertos en las leyes pertinentes y entienden lo que se necesita para ganar en los tribunales. 

Un abogado eliminará las complejidades del sistema legal y las resumirá en los componentes esenciales para que comprenda completamente su posición legal. Eso puede incluir refutar evidencia adecuadamente durante el juicio y presentar documentos en tiempo y forma. Estas acciones le proporcionarán la mejor oportunidad de ganar su caso y evitar posibles dificultades. 

¿Es necesario contratar a un abogado en mordeduras de perro si un perro me muerde?

Solo el uno por ciento de las víctimas de mordeduras de perro que sufren lesiones reciben una indemnización. Incluso si hay un caso sólido, usted necesita un abogado especializado en mordeduras de perro para tener alguna posibilidad de obtener una reparación por daños. Sin embargo, el hecho de que contrate a un abogado no significa que el caso vaya a juicio.

No es ningún secreto que los procesos judiciales pueden ser costosos. La mayoría de las veces, lo mejor para todas las partes involucradas es resolver el conflicto fuera de tribunales. Según una encuesta del gobierno, el 97 por ciento de las demandas civiles se resuelven fuera de tribunales o sin llegar a juicio, y los demandantes reciben US$4.4 mil millones en reparaciones por daños al año. 

Si usted y la contraparte deciden que quieren llegar a un acuerdo extrajudicial, un abogado especializado en mordeduras de perros estará allí para representarlo durante el proceso de negociación. Estas negociaciones requieren la misma maniobra meticulosa y persuasiva que en la sala de audiencias, pero sin los mismos desafíos legales. Un abogado se asegurará de que reciba un acuerdo justo maximizando las ventajas y dictando la agenda.

Por supuesto, no todos los casos pueden resolverse fuera de los tribunales. Si cree que su demanda debe ir a juicio, un abogado especializado en mordeduras de perro puede asegurarse de que tenga los materiales y la evidencia para ganar. Tener un abogado puede proporcionar una imagen precisa del proceso legal, lo que contribuirá en gran medida a minimizar el estrés y las molestias.

 La elección de contratar o no a un abogado especializado en mordeduras de perros debe considerarse caso a caso. Si hay una lesión importante, como mínimo, debe realizar una consulta sin costo con un abogado. En esta reunión se evaluarán sus posibilidades de ganar en base a las pruebas, testimonios de testigos y otros elementos de prueba. 

¿Qué hará por mí un abogado especializado en mordeduras de perro?

Ya hemos mencionado varias razones para contratar a un abogado para casos de mordeduras de perro. En pocas palabras, los abogados sirven como una guía bien informada cuando se trata de representar a los clientes y colocarlos en la mejor posición para ganar su caso. Aquí hay otras tres razones esenciales para contratar a un abogado especializado en mordeduras de perro:

Experiencia Legal

Lo más probable es que no seas un experto en las complejidades de la ley de California, y eso está bien. Por eso existen abogados. Están aquí para comprender, interpretar y utilizar la ley existente para construir su caso.

Por ejemplo, California es un estado de responsabilidad estricta en lo que refiere a incidentes y ataques de mordeduras de perro. Mientras que muchos otros estados tienen un estatuto único de mordeduras o negligencia, es vital conocer esta información al dictar cómo proceder con la recopilación de evidencia y la negociación de reclamos. Convertirse en un experto en el código civil pertinente ya es un desafío, aunque la tarea puede ser más desalentadora si está sufriendo lesiones en el proceso.

Los abogados tienen conocimiento académico y experiencia práctica. Lo más probable es que hayan manejado casos exactamente como el suyo y entiendan cómo funciona el proceso de principio a fin. La experiencia del mundo real es un activo invaluable, especialmente en comparación con los abogados que patrocinan el asesoramiento legal en línea.

Además, los abogados expertos en mordeduras de perro tienen acceso a una amplia gama de recursos legales. Pueden utilizar la colaboración de asistentes legales para ayudar en la investigación o de investigadores para recabar pruebas. Tener un equipo de abogados a su lado le ofrecerá una destreza legal que no conocería por su cuenta.  

Defensa Personal

Los abogados especializados en mordeduras de perro son defensores personales. Están ahí para apoyarlo durante todo el proceso. Su responsabilidad es representar sus mejores intereses y comunicarlos durante las negociaciones de una manera sólida y persuasiva.

Además, lucharán para enjuiciar a la parte culpable en la mayor medida posible. Los abogados especializados en mordeduras de perro trabajan hasta que el dueño del perro sea llevado ante la justicia. Esta tenacidad garantiza que el sistema legal responsabilice a la parte responsable de sus acciones y que usted reciba la indemnización que se merece.

Habilidades de Negociación

La negociación puede marcar la diferencia para el resultado de un caso. Idealmente, un abogado representará sus intereses, presentará su demanda y determinará un acuerdo sin que usted tenga que acudir a tribunales. Los abogados especializados en mordeduras de perro que se destacan en las negociaciones garantizarán que este proceso sea lo más sencillo posible.

Tener éxito requiere presentar información en forma persuasiva y poderosa. Esta capacidad depende de la experiencia legal de un abogado, ya que utilizan investigaciones, testimonios de testigos y otras formas de evidencia para exponer sus argumentos. El objetivo es tomar esta información y darle forma para que refuerce su reclamo.

Si bien la compensación monetaria es a menudo un objetivo para las víctimas, este resultado también puede no ser posible. Por ejemplo, puede que no haya pruebas suficientes para condenar al demandado por cargos penales o demostrar responsabilidad estricta. En estos casos, un abogado podría ayudar al optar por una negociación de oferta y concesión. 

Una oferta-concesión, como su nombre lo indica, implica pasar de las ofertas iniciales a un punto de concesión. El término medio mejora las probabilidades de llegar a un compromiso y evitar un juicio formal. La táctica también permite a las partes alejarse de la mesa, sintiendo que recibieron un buen trato.  

Prueba de responsabilidad en un caso de mordedura de perro

La sección 3342 del Código Civil, también conocida como el Estatuto de Mordedura de Perro de California, es la legislación más pertinente. Proporciona el esquema para los casos que califican, así como las excepciones. El comienzo del código establece:

“El dueño de cualquier perro es responsable de los daños sufridos por cualquier persona mordida por el perro mientras se encuentra en un lugar público o legalmente en un lugar privado”.

Sección 3342 del Código Civil

Hay un par de conclusiones importantes de este pasaje. El primero es que los casos de mordeduras de perros en California tienen una responsabilidad estricta. Por lo tanto, los individuos o las partes son responsables por las acciones de sus mascotas. 

Incluso si alguien toma las precauciones necesarias para mitigar el daño, sigue siendo responsable si se produce una lesión. Por ejemplo, un propietario puede instalar una cerca eléctrica para contener a su perro, pero el perro aún se abrió paso y mordió a alguien. Este concepto es especialmente estricto si el demandado tiene un perro conocido por sus tendencias peligrosas.

La segunda frase operativa es “en un lugar público o legalmente en un lugar privado”. Los lugares públicos son espacios abiertos al público en general. Eso incluye aceras, parques, callejones, centros comerciales, tiendas y estacionamientos.

Algunas personas también tienen derecho a ingresar en propiedad privada para que puedan realizar su trabajo. Esta lista incluye a los repartidores de correo y a los asistentes de estacionamiento, quienes pueden necesitar ingresar a una propiedad privada para dejar un paquete o escribir una multa de estacionamiento. Una persona también puede obtener el consentimiento explícito o implícito para ingresar a propiedad privada del propietario, aunque puede haber restricciones sobre a dónde puede ir el invitado.

La sección 3342 del Código Civil enumera cuatro excepciones en las cuales el demandado no sería estrictamente responsable, incluyendo:

  • Invasión: si ocurre un caso de mordedura de perro cuando la víctima está invadiendo, el demandado no será estrictamente responsable. Sin embargo, la víctima aún puede solicitar daños por negligencia. 
  • Animal de la policía: de la misma manera, algunos profesionales tienen exenciones por estar en propiedad privada, al igual que los animales de la policía. Son excepciones por causar daño al proteger a un oficial de policía, detener a un sospechoso, ejecutar una orden de arresto o realizar una investigación criminal. Si un perro policía muerde a un espectador inocente, el demandado puede ser considerado estrictamente responsable. 
  • Riesgo asumido por la víctima: algunas profesiones tienen un riesgo incorporado de ser mordidas. Esto incluye, entre otros, veterinarios, trabajadores de perreras y trabajadores de refugios. Si bien estos profesionales pueden presentar una demanda por mordedura de perro, no puede estar bajo responsabilidad estricta.
  • Culpa de la víctima: si la mordedura de perro ocurrió porque la víctima provocó al perro, las circunstancias podrían mitigar porciones sustanciales de sus reclamos. Aún así, la víctima puede ganar daños parciales.

Conocer estos requisitos para probar la responsabilidad le dará un buen punto de partida para decidir si presenta una demanda. Incluso si sabe que alguien estaba equivocado, debe probarlo en la corte. Eso requiere proporcionar evidencia que respalde sus reclamos y convenza al tribunal para que se indemnice por los daños. 

Tómese el tiempo para acumular evidencia luego de recibir la atención médica adecuada. Los momentos posteriores al ataque también pueden requerir llamar al 911 o a control de animales. Idealmente, este período es cuando intercambiaría información con el demandado, incluyendo su nombre, número de teléfono y dirección.

Una de las mejores cosas para hacer cuando se demuestra la responsabilidad en un caso de mordedura de perro es escribir o grabar todo. Tome notas meticulosas de la hora, el lugar y los eventos que rodearon el incidente. Registrar estos detalles mientras están frescos en su mente les dará más credibilidad durante las negociaciones o el juicio. Si experimenta dolor y sufrimiento debido al ataque, registre también sus pensamientos y sentimientos. 

Además, recabe evidencia con fotos y videos. Eso puede incluir imágenes de las lesiones, la escena del crimen, el perro, la ubicación general y la ropa dañada. Esta documentación es invaluable a la hora de probar sus reclamos. Tenga en cuenta que si un perro rasga o ensangrienta su ropa, debe conservar esos artículos en su estado no adulterado. 

Si es posible, hable con las personas que presenciaron el incidente y reporte su testimonio. Su perspectiva puede respaldar su registro de los eventos, así como la evidencia física. También puede hablar con vecinos, que pueden no haber visto el ataque, pero pueden testificar si el perro tiene antecedentes de agresión o violencia. 

Por último, asegúrese de tener registros médicos y notas a mano. Esta evidencia es esencial para correlacionar los reclamos con el daño. El costo de las facturas médicas también proporcionará un punto de partida a la hora de presentar un monto monetario por daños y perjuicios. 

Cómo demostrar negligencia en un reclamo por mordedura de perro 

Es poco probable, pero no imposible, que tenga que demostrar negligencia en un caso de mordedura de perro en California. La mayoría de los casos exigen a los demandados un estándar de responsabilidad estricta, como se describe en la sección 3342 del Código Civil. Por ejemplo, los reclamos por negligencia aplicarían si usted estuviera invadiendo la propiedad del demandado.

La negligencia es otra forma de decir que alguien fue descuidado en sus acciones. El individuo no tomó una precaución razonable en su accionar y, como resultado, causó daños. Probar negligencia requiere persuadir al tribunal de estos cuatro elementos:

  • Deber de cuidado: el primer paso es ver si el demandado le debe un deber de cuidado. Dicho de otra manera: ¿el propietario tenía la responsabilidad de evitar que su perro causara daño? El tribunal considerará esta pregunta basándose en las acciones de un individuo promedio en las mismas circunstancias en comparación con lo que hizo el demandado. 

    Si la acción del demandado coincide con la de la persona hipotética, cumplirá con la obligación del deber de cuidado. De lo contrario, el individuo no cumplió con sus responsabilidades cuando una persona promedio lo hubiera hecho. Ocasionalmente, los casos requieren un deber especial de cuidado, que es una capa adicional de responsabilidad.
  • Incumplimiento del deber: una vez que el abogado demuestre que hubo un deber de diligencia, debe demostrar un incumplimiento del deber. La violación muestra que el demandado no actuó de manera aceptable. Los abogados pueden mostrar esta deficiencia con la prueba de persona razonable mencionada anteriormente o demostrando que el individuo no respondió cuando legalmente debería haberlo hecho.
  • Causa: si los abogados prueban tanto la existencia de un deber como una infracción, pueden pasar a causa. En este caso, la negligencia del propietario debe ser causa inmediata del daño. Causa inmediata significa que existe evidencia suficiente de que el daño ocurriría como resultado de las acciones o inacciones del demandado.
  • Daños: probar los daños es el paso más sencillo. Los abogados usarán registros médicos, notas del médico, fotos, videos y otra evidencia para demostrar que el can lo lastimó. Dicho esto, probar daño físico y moral es significativamente más difícil porque no hay formas discernibles o tangibles de medir este tipo de daños.

Daños disponibles debido al caso de mordedura de perro

Los daños son una forma de compensar a las víctimas por el dolor físico y emocional que sufrieron como resultado del ataque del perro. Muy a menudo, los daños son en forma de compensación monetaria. Eso incluye dinero para:

Facturas Médicas

Los ataques de perros son costosos e incluso pueden llegar a costarle la vida a alguien. De acuerdo con el Instituto de Información de Seguros, el reclamo promedio por mordedura de perro fue de US$39,017 en 2018. También hubo 4.5 millones de mordeduras de perros, 800,000 requirieron atención médica y más de tres decenas condujeron a la muerte. 

Las facturas médicas pueden tomar muchas formas. Los tratamientos básicos pueden incluir puntos de sutura, limpieza de heridas, tratamiento en la sala de emergencias, ambulancias o vacunas contra la rabia. Las mordeduras de perro más severas pueden requerir procedimientos más extensos. No es irrazonable que los costos excedan los US$100,000.

El tratamiento médico extenso incluiría daño nervioso, desfiguración o amputación. Estos vienen con consecuencias potencialmente duraderas, que debe agregar al costo del reclamo de la factura médica. Eso puede incluir fisioterapia, medicamentos y modificaciones en el hogar debido a la disminución de la movilidad.

Lucro Cesante/Capacidad de Ingresos Reducida

Si tiene lesiones graves, es posible que no pueda volver a trabajar a corto o largo plazo. Si ese es el caso, puede reclamar lucro cesante. Incluso si no tiene un salario fijo, aún puede obtener una indemnización.

Lo mismo se aplica a la capacidad reducida de ingresos. Esta capacidad lo cubre durante la duración de su carrera profesional y lo que podría haber hecho. Por ejemplo, si es músico y sufre un daño nervioso catastrófico en la mano por una mordedura de perro, ya no estaría en condiciones de actuar.

Daño Físico y Moral

Daño físico y moral se refiere a los daños más difíciles de compensar. No hay formas claras y discernibles de medirlas, aparte de las cuentas en primera persona y la especulación. Si sufre angustia mental o emocional por el ataque, ese daño podría demostrarse mediante:

  • Búsqueda de terapia o asesoramiento para enfrentar la situación. 
  • Tener miedo a los perros que no tenía anteriormente.
  • Tener miedo a necesitar atención médica de emergencia.
  • Presentar depresión como resultado de una lesión o pérdida de capacidad de ingresos.
  • Presentar trauma emocional por desfiguración.

Daño patrimonial

A menudo, los ataques de perros no resultan en una cantidad significativa de daños patrimoniales. La mayoría de los reclamos buscan indemnización por la ropa o las joyas que el perro arruinó durante el ataque. Si estaba manejando una motocicleta, scooter u otro tipo de vehículo y se dañó, puede ganar más en indemnización de patrimonio.

Pérdida Conyugal

La pérdida conyugal suele ser un reclamo independiente. Se aplica cuando, como resultado del ataque del perro, ya no puede brindar el amor y el apoyo a su cónyuge o familia como lo hacía antes del accidente. La pérdida conyugal cubre el daño moral, físico y otras formas de inconveniencia.

Consulta de caso sin costo para su reclamo por lesiones por mordedura de perro

Un abogado especializado en mordeduras de perro puede marcar la diferencia entre ganar por daños y perjuicios o marcharse con las manos vacías. Nuestra combinación de experiencia legal y experiencia asegurará que tenga un conocimiento sólido y confiable de su lado dentro y fuera de la sala del tribunal.

También lo guiaremos a través del proceso legal para garantizar la experiencia más fluida posible en su nombre y explorar cada vía para sus reclamos. Eso incluye calcular formas de indemnización, construir un caso persuasivo lleno de evidencia física y digital, y negociar con otras partes. Esta minuciosidad es la razón por la cual las personas en el área metropolitana de Los Ángeles y California han confiado en la representación legal en Adamson Ahdoot LLP una y otra vez. 

Obtenga más información sobre lo que nuestro equipo de abogados puede hacer por usted con una consulta gratuita de casos hoy. Le guiaremos a través del proceso, el cronograma y sus probabilidades de ganar daños y perjuicios. Coordine su consulta sin costo con Adamson Ahdoot LLP llamando al (877) 871-3265. Esperamos darle la indemnización a la que tiene derecho.